back button BACK TO NEWS

Cómo un pequeño equipo está tomando medidas heroicas para salvar a una especie de rana a punto de extinguirse

By Lindsay Renick Mayer on August 20, 2019   duration 10 min read

Scroll to the top

Global Wildlife Conservation (GWC) changed its name to Re:wild in 2021

No es necesario ser un biólogo conservacionista para saber que el planeta está en mal estado: todo tipo de especies en todo el mundo están en peligro de extinción. Pero incluso si usted es biólogo conservacionista, saber que 1 millón de especies están en riesgo de extinción es algo completamente diferente de presenciarlo en primera línea.

Este fue el caso de Andrés Charrier, un herpetólogo de la Asociación Chilena de Herpetología, que a fines de junio llevó a algunos colegas a un pequeño arroyo a las afueras de la ciudad de Calama, en el norte de Chile, para enseñarles una rana que le gustaba especialmente. Charrier, junto con su antiguo colaborador, Gabriel Lobos, estudia la Rana del Loa (Telmatobius dankoi) desde 2013 como parte de un proyecto apoyado por el Ministerio de Medio Ambiente del país andino. Pero, en lugar de encontrar un arroyo que fluye con docenas de ranas felices y saludables que no viven en ningún otro lugar del mundo, no encontró... nada.

"Fue como si una bomba explotara frente a mis ojos", dice el herpetólogo chileno. “El arroyo estaba completamente seco. Los pastos estaban sin agua y marrones, y ni siquiera encontramos los cadáveres de las ranas, lo que significaba que había estado seco durante mucho tiempo. Es algo de lo que hablamos todo el tiempo: las ranas están en riesgo, los animales y el medio ambiente están en riesgo, el cambio climático y la sequía, las condiciones climáticas extremas. Pero he estado trabajando en la conservación durante los últimos 10 años con las ranas y nunca esperé ver algo así. Nunca. Nunca."

Lo que Charrier presenció ese día en medio del desierto de Atacama ha provocado una reacción en cadena de los acontecimientos que se han basado en el impresionante talento de un pequeño equipo de expertos en Chile, lo que resultó en la rápida evacuación de 14 de las últimas Ranas del Loa del mundo. Esta hazaña ha ganado la atención internacional por su velocidad sin precedentes y el sólido apoyo del gobierno.

Operación: Rana del Loa

Apenas tres días después de que Charrier descubriera el hábitat destruido (como el resultado probable de la extracción de agua para la minería del cobre, la agricultura y el desarrollo inmobiliario), estaba nuevamente en el lugar, ahora con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y el Museo de Historia Natural de Calama (bajo el liderazgo del director del museo, Osvaldo Rojas), con Lobos, herpetólogo de la Universidad de Chile, y con Hugo Salinas, que ha estado investigando ranas acuáticas durante muchos años. Querían ver si podían descubrir qué pasó con las ranas y su hogar, pero no tenían expectativas de encontrar a los individuos restantes. De hecho, todo lo que trajeron con ellos fueron zancudas y una red de pesca: no había cajas o bolsas de plástico para recolectar ranas si las encontraban, y no tenían idea de qué harían con ellas si eso ocurría.

Andrés Charrier looking for Critically Endangered Loa Water Frog Andrés Charrier, herpetólogo de la Asociación Herpetológica de Chile, busca Ranas del Loa (Telmatobius dankoi) durante una misión de rescate en la que participó cerca de la ciudad de Calama en Chile. (Foto del Ministerio de Vivienda y Urbanismo de Chile)

Pero a unos 100 metros de donde Charrier y sus colegas habían detenido su búsqueda días antes, los dos encontraron un pequeño charco fangoso y se preguntaron: ¿podría este animal de alguna manera seguir aguantando? Comenzaron a cavar en el barro donde encontraron una, luego dos, luego tres, luego cinco, luego 10 ranas. Enfermas, flacas y desnutridas, pero Ranas del Loa reales y vivas. Necesitaban un plan.

"Teníamos que tomar una decisión", dice Charrier. “Como científicos, podríamos hacer algo o podríamos dejar las ranas allí para verlas morir y luego publicar un artículo sobre la extinción de la Rana del Loa. Decidimos hacer algo ".

Aquí viene el Zoológico Nacional de Chile, que pertenece al Parque Metropolitano de Santiago, un servicio público del Ministerio de Vivienda y Urbanismo de Chile. Cuando el Zoológico se enteró de la situación en el arroyo a las afueras de Calama, se acercaron a Charrier y Lobos, ofreciéndoles albergar a las ranas, tratar de curarlas y poner en marcha un programa de conservación y reproducción mientras el gobierno y otros estudian la forma de recuperar su hábitat para luego poder reinsertarlas.

De regreso al campo, Charrier y Lobos fueron, acompañados por Claudio Soto Azat, co-presidente del Grupo de Especialistas en Anfibios de la SSC de UICN, y Roberto Villablanca, del Ministerio del Medio Ambiente de Antofagasta, para ver si podían encontrar las ranas nuevamente. El 3 de agosto, regresaron al Zoológico Nacional de Chile en avión, con 14 Ranas del Loa, la última esperanza para su especie.

"Considerando la complejidad de todo el rescate y cuántas personas necesitan movilizarse para que algo como esto tenga éxito, estoy muy contento con el resultado", dice Soto Azat. “Hasta ahora las cosas han ido bien. Pero no hemos terminado. Este es solo el primer paso en lo que va a ser un esfuerzo largo y complejo para eventualmente devolver a la Rana del Loa a la naturaleza”.

Un hogar lejos de casa

Si usted se encuentra cerca del centro de conservación de anfibios en el Zoológico Nacional de Chile por la mañana, escuchará un suspiro de alivio colectivo del equipo que cuida a las Ranas del Loa cuando comienzan su turno y descubren que las ranas siguen vivas. La realidad es que, aunque el Zoológico ha sido el hogar de un centro de cría de conservación para ranas chilenas nativas durante los últimos 10 años, cuidar una nueva especie en cautiverio, especialmente una que nadie ha tratado de cuidar antes, es arriesgado, más aún por el hecho de que estos son los últimos individuos de su tipo.

Rescued Loa Water Frogs at the National Zoo of Chile Las Ranas del Loa rescatadas se pesan y miden en el zoológico nacional de Chile. (Foto del Zoológico Nacional de Chile)

"Tengo experiencia con muchas especies de anfibios, pero este es el caso más difícil que he tenido", dijo Osvaldo Cabeza, supervisor de herpetología en el Zoológico Nacional de Chile. “Pero cada día que pasa, siento que esta especie nos cuenta sus secretos y cómo podemos contribuir a su bienestar. Ver la lenta recuperación de las ranas es realmente emocionante: me llena el corazón ver cómo están aumentando de peso y que su salud está mejorando ".

El Zoológico está tan preparado como puede ser, y solo por coincidencia más preparado de lo que hubiera estado hace un año, dice Andrea Caiozzi, coordinadora general del Zoológico Nacional de Chile.

"Tenemos la sensación en el Zoológico de que los planetas se alinearon, de que algo en el universo nos dijo que era el momento de tomar algo como esto", dice Caiozzi. “Teníamos mucho equipamiento de una subvención que obtuvimos para nuestra nueva casa de reptiles, un nuevo cuidador del Zoológico, conversaciones recientes con Claudio Soto Azat y Andrés Charrier, y este año hemos estado haciendo conexiones con conservacionistas que conocen a las ranas acuáticas. Estamos muy tristes por lo que le sucedió a la Rana del Loa, pero esta emergencia nos encuentra en un buen momento".

El equipo de cuidadores de la Rana del Loa del Zoológico, dirigido por Cabeza, ha hecho un trabajo notable al recibir a las ranas en su nuevo hogar. Al llegar, cada rana (seis hembras, siete machos y un juvenil no identificable) se pesó, identificó, se examinó para detectar lesiones y luego se alojó en parejas con barreras visuales para reducir el estrés. Todas las ranas estaban delgadas y desnutridas, por lo que además de los caracoles y otras comidas de invertebrados, están recibiendo suplementos.

¿La parte más difícil? Conseguir el agua correcta. Las necesidades de agua para las Ranas del Loa son muy diferentes, no solo de las otras especies de ranas que el Zoológico ya cuida, sino también diferentes de otras especies de ranas de agua. Requieren un pH más alto y más alcalino, por lo que Cabeza está trabajando en la creación de fórmulas químicas para el agua.

"No queremos asustarnos por la responsabilidad que hemos asumido porque no queremos que el miedo nos paralice", dice Caiozzi. “También hay muchos equipos con conocimiento sobre Telmatobius que están dispuestos a ayudarnos. Cada especie tiene sus propios desafíos, pero no estamos solos en esto".

Rescued Loa Water Frog at the National Zoo of Chile Una Rana del Loa rescatada en el Zoológico Nacional de Chile. (Foto del Zoológico Nacional de Chile)

Hay al menos 63 especies conocidas de este tipo (ranas acuáticas y semiacuáticas únicas que se encuentran entre los grupos focales de especies de GWC), y todas son de las tierras altas andinas de América del Sur. El Zoológico Nacional se ha conectado con expertos en ranas acuáticas de todo el mundo, incluido el equipo en Bolivia del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny, hogar de Romeo, la rana de agua Seheuncas, anteriormente la rana más solitaria del mundo.

“El género Telmatobius es uno de los más amenazados en los Andes; sin embargo, la información sobre la especie es escasa, por lo que compartir lo que sabemos puede marcar una gran diferencia, especialmente porque las extinciones pueden ocurrir muy rápidamente y no hay tiempo que perder," dice Teresa Camacho Badani, jefa de herpetología en el Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny. "No es fácil tener el futuro de una especie en tus manos, pero es por eso que no puedes perder la esperanza y tener que trabajar duro. Los finales felices suceden".

¿Feliz para siempre?

Para las Ranas del Loa, la felicidad requerirá el regreso seguro de las generaciones futuras a su hogar en la naturaleza. Hacer que esto suceda requerirá una colaboración internacional y el compromiso del gobierno chileno de no detenerse en el rescate, sino de prohibir la extracción ilegal de agua y proteger formalmente el hábitat como un santuario protegido.

En este momento, el gobierno de Chile está llevando a cabo una investigación sobre las empresas mineras de cobre que pueden haber sido responsables de drenar gran parte o la totalidad del hábitat de las Ranas del Loa. Pero el agua del área también enfrenta otras amenazas. La tierra fue vendida recientemente a un desarrollador inmobiliario, incluido el charco fangoso donde se encontraron las ranas. El sector agrícola también ha desviado los canales de riego, que luego toman el agua subterránea.

OJO CON ESTO SI LO SUBIMOS A LA PAGINA

"Calama es una ciudad minera, que otorga un bajo valor cultural y biológico a sus recursos", dice Lobos. "Pero siempre pensé que esta rana era una herencia increíble de esta ciudad".

Illegal water extraction in Chile Extracción ilegal de agua en el barranco de Amincha - hábitat de una rana de agua diferente en Chile, Telmatobius philippii, en Antofagasta en 2016. (Foto de Gabriel Lobos)

Las amenazas a la Rana del Loa no son exclusivas de Calama, sino que son comunes en todo el norte de Chile, donde el agua es un recurso precioso y la sequía ha sido implacable. Esto significa que las otras 10 u 11 especies de ranas acuáticas en el norte de Chile probablemente se dirigen hacia el mismo destino que la Rana del Loa, o que ya están allí. Entonces, además de asegurarse de que el arroyo de las Ranas del Loa fluya nuevamente algún día, los conservacionistas quieren ver al Gobierno de Chile comprometerse con un plan de investigación y conservación a largo plazo para todas las ranas acuáticas del país, incluidos, en algunos casos, programas de reproducción.

En última instancia, y a pesar de la conmoción de ser testigo de un evento de casi extinción hace solo unos meses, Charrier dice que su dedicación para salvar a las ranas es tan fuerte como siempre. Cuando se le pregunta por qué está tan personalmente comprometido con las ranas específicamente, hace una pausa.

"Cuando la gente me dice que soy un héroe porque salvo ranas, les digo que no, que las ranas son los héroes para aferrarse", dice Charrier. "Solo estoy haciendo lo que hace la gente de sentido común. Si ves que un gato muere, no lo dejarías allí, lo llevarías a casa, acariciarías al gato, irías al veterinario y le darías comida."

"Mis acciones son mi mensaje para el mundo: estas especies están muriendo y podemos y debemos hacer algo al respecto ".

About the author

Lindsay Renick Mayer

Lindsay is the Director of Media Relations for Re:wild and has a particular interest in leveraging communications to inspire conservation action. Lindsay is passionate about species-based conservation and finding compelling ways to tell stories that demonstrate the value of all of the planet’s critters, big and microscopic.

Scroll to the top

Related News and Other Stories

By Lindsay Renick Mayer on October 22, 2020

With Fewer than 20 Loa Water Frogs Left in the World, Hatching of Tadpoles Revives Hope for Critically Endangered Species

READ MORE

By Lindsay Renick Mayer on August 20, 2019

The Loa Down: How a Small Team is Taking Heroic Measures for a Species of Frog Barely Holding On

READ MORE